Bestia Gagónica

Buscando perderme por los laberintos
del pensamiento de Nietzsche,
hasta llegar donde se encuentra
el Minotauro.
Se desata una gran tormenta
en esta fría ciudad,
quizá la mejor,
desde que decidí
hacer de ésta,
el cuchitril de la bestia.
El viento sopla,
las calles se transforman en verdaderos ríos
que arrastran a su paso la basura
de esta sociedad que se pudre.
El ruido de las gotas cayendo sobre el techo,
son como gotas de agua
al hacer contacto
con el aceite sublimándose
a 300 grados, en una sartén.
Las veo correr, deslizarse
por el vidrio de mi ventana,
cual sangre al salir
a través de la herida;
después de retirar,
el filoso cuchillo.
En vano intento concentrarme,
el ruido es incesante
y parece golpear cada vez más fuerte.
Deteniéndose por escasos segundos
a tomar aliento.
El ruido de un trueno me sobresalta.
Si pudiera de alguna manera describirlo,
sería cual explosión en cadena,
de cientos de petardos.
¡Puedo oírlos retumbar dentro de mi cabeza!
El libro cae de mis manos,
al recogerlo, mis manos tiemblan,
el corazón y mi respiración se aceleran.
El ruido es aún mayor,
progresivo,
cual Lux Aeterna de Clint Mansell,
subiendo de nivel paulatinamente.
¡Extraordinario! ¡Sublime! ¡Terrorífico!
La sensación que me produce es inexplicable,
puedo sentir la sangre fluyendo por mis venas,
quemando todo a su paso.
La piel se me eriza,
un escalofrió recorre mi cuerpo.
Respiro profundamente
como un último aliento
antes de morir.
De pronto
con un solo golpe,
todo termina,
la música
y la lluvia cesan.
El proceso terminó,
un nuevo espíritu
habita dentro de mí.

Engel Villavicencio (Loja, Ecuador)

El Gagón una leyenda de la ciudad de Loja. Se dice que es el producto de una relació entre una pareja de la misma sangre. El alma perdida sale de sus cuerpos a media noche convertida en un gagón.

Habilidades

Publicado el

3 noviembre, 2015

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This