Desazón

Pese a ser tan absurda, la noticia no tardo en ganar imbécil estupefacción regional y nacional. Resulta que aquel día, los solemnes leones metálicos –agazapados  por generaciones en el monumento de la plaza central–, desaparecieron. Supuestamente se desperezaron y huyeron, quizás, a horizontes más promisorios.

Presuntos testigos del aciago hecho generaron más zozobra. Afirman que los felinos cobraron vida en la madrugada y luego de olfatearse se perdieron entre la espesa niebla con rumbos disímiles.

Actualmente, se realizan vigilias diarias bajo la estatua del Mariscal Sucre. Cabe mencionar que después del incidente, su rostro se desfiguró en una mueca grotesca, casi de desprecio, pero la gente no está dispuesta a dejarlo escapar.
Algunos dicen que a ciertas horas, susurra sombríos mensajes del futuro próximo.

Carlos Xavier Paredes Gorena (Sucre, Bolivia)

Habilidades

Publicado el

13 noviembre, 2015

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This