Éxodo Jujeño

a)
Un sol naranja pinta
Dibuja,
entre las nubes
y despierta..
es agosto ,hay lapachos florecidos.
en el aire los azahares
de los nuevos naranjos…
hacen su primer vuelo,
un pueblo
prepara todo, deja todo…
carga la pena… se escucha el llanto,
La libertad de la Patria,
Al pueblo jujeño llama!
Y todo se quema
Y todo, se deja.
La libertad de la Patria,
Al pueblo jujeño llama!
A Tucumán marchan en caravana
Éxodo de patriotas,
Jujeños de Alma!
Arde el corazón,
en mojadas miradas que se despiden del hogar,
del sembrado ,
del suelo que los vio nacer,
crujientes pajas abrazadas de llama
tiñen de rojo el pueblo y el cielo,
hay un camino largo de tierra por andar …
y sueños que regresan.
Una caravana heroica, guiada por la fuerza
convencida de libertad y de amor a la Patria,
en las manos de aquel hombre
que nos dio identidad con su creación eterna de firmamento y nube
entrelazada de sacrificio lleno de gloria!
Los invasores, cercanos a su derrota, avanzan,
soldados de cenizas y humo los enfrentan,
y las necesidades hambrientas, los devoran.
Hay un Pueblo que marcha, que lucha,
que ofrece con su renuncia y entrega
valiosa página escrita de Historia Argentina
“Éxodo Jujeño”, emigración de un Pueblo,
abriendo puertas
“a la Libertad”!!

Patriótico episodio registrado el 23 de agosto de 1812, retirada hacia Tucumán emprendida por el Ejército del Norte comandado por el general Manuel Belgrano en la vanguardia y secundado por el mayor general Eustoquio Díaz Vélez en la retaguardia y la población de San Salvador de Jujuy que evacuó la ciudad completa y sus campos, abandonando sus hogares arrasando todo a su paso, ante el avance de las tropas realistas provenientes desde el Alto Perú cada vez más cercanas, por lo que el general Manuel Belgrano inició el Éxodo Jujeño, el objetivo era dejar a los realistas tierras arrasadas sin víveres para la tropa de ahí que la orden fue terminante: el pueblo debía destruir todo aquello que no se pudiera transportar, no debía quedar nada que fuera de provecho para los adversarios, todo fue quemado o transportado. Este pueblo jujeño sacrificado fue también depositario y guardián de la bandera nacional de nuestra libertad civil
como también una escuela y dos escudos.

Elena Gutiérrez Bazán (Jujuy, Argentina)

Habilidades

Publicado el

28 noviembre, 2015

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This